Adolf Schulten y Tartessos

Tartessos, esa civilización enigmática que da nombre a la web y de la que hoy todavía existe incertidumbre sobre su origen y su fin, sigue siendo en estos tiempos una atracción a los arqueólogos e historiadores que tratan de descifrar sus misterios y esclarecer un episodio de la historia de antigua de Andalucía.

Mientras todavía se siguen realizando estudios sin conseguir con dar con la clave, debemos mencionar a una persona que fue pionero en los estudios de esta civilización perdida. Si Troya tuvo a su Schliemman, Tartessos aspiraba a tener su propio arqueólogo descubridor que no llego al final pero que se convirtió en pionero. Nos referimos al también alemán Adolf Schulten.

Adolf Schulten , estuvo obsesionado en la búsqueda de Tartessos comenzando primero por el estudio de las fuentes clásicas como la Biblia donde se mencionaba el comercio con Tarsis o fuentes griegas como Herodoto, Estrabon y otros autores que mencionaban sus viajes a Tartessos, más allá de las columnas de Hércules.

Conociendo estas fuentes literarias, Schulten fue a Andalucía convencido de la existencia del mítico reino donde según las fuentes griegas estuvo gobernada por el rey Argantonios que vivió mas de 120 años y gobernó cerca de un siglo. Las fuentes literarias mencionaban que Tartessos era un rico reino donde la plata y cobre brillaban por su abundancia y donde pueblos como los fenicios llegaron para establecer relaciones comerciales. Este reino tendría una capital que según fuentes literarias podría estar en la desembocadura del Guadalquivir, otras en el curso medio o incluso en algunos casos cercanos a la Sierra Morena por la lógica de la abundancia de la plata en esa zona.

Sin embargo, al saber de estas fuentes literarias griegas, donde se mencionaba la riqueza de la ciudad con edificios importantes y un puerto comercial en un rio, su búsqueda comenzó por la zona de la desembocadura del Guadalquivir, la zona de Doñana y la zona de las marismas del Odiel, en Huelva.

Su búsqueda no dio con ninguna ciudad mítica, que él además relacionaba con la desaparecida Atlántida, sin embargo se encontraron restos de una ciudad romana en la zona de Huelva capital y aunque interpretó los textos literarios casi al pie de la letra, sirvió para crear precedente. Solo la Guerra Mundial (comenzó sus estudios en los años 20) y el fin de los fondos para financiar sus excavaciones acabaron con su sueño.

Hoy día , algo mas se han acercado los científicos con descubrimientos de restos y tesoros en la desaparecida Ebora ( Sanlúcar de Barrameda) y el tesoro del Carambolo en Sevilla. Si bien hoy las teorías son varias llegando a decir que Tartessos fue una fusión de la cultura local con la influencia oriental fenicia, no podemos obviar que Schulten dio el pistoletazo de salida a esta carrera que aun no ha acabado.

En el momento que se descubra algo más sobre esta civilización enigmática, muchos serán los homenajes y reconocimientos que tendrá que recibir este erudito alemán que intento descubrir un poco mas de nuestro origen.