Costa de Almería

Hace algunos años tuve el placer de conocer Almería, de recorrer lugares increíbles que me hicieron enamorarme de cada uno de ellos.

Como la comarca del Poniente almeriense, donde se mezcla la belleza de sus cosas con el paisaje de su sierra.

Los contrastes de la comarca que te hacen perderte por todos sus paisajes, sin olvidarnos de su pasado o disfrutar también de sus puertos deportivos.

Por supuesto que nadie debería perderse sus espacios protegidos como la Reserva Natural de las Albuferas de Adra, aquí podréis contemplar numerosas especies de aves.

Tampoco podemos olvidarnos de recorrer la Reserva Natural Punta Entinas-Sabinar, las Salinas de Cerrillo que han sido declaradas Zona de Especial Protección de Aves, donde podemos observar más de doscientas especies distintas.

Para descubrir algo de la historia de la zona os recomiendo una ruta arqueológica en El Ejido, allí podréis ver restos del Neolítico, en su yacimiento de Ciavieja donde también nos encontraremos con asentamientos de la Edad de Cobre y de la Edad de Bronce. El yacimiento de Murgi o el mausoleo de El Daymún.

Si nos desplazamos a Berja podremos visitar su Anfiteatro romano de Villavieja o la Torre de Los Enciso, la sede del actual Museo.

Una de las playas más hermosas que he podido encontrar ha sido en Aguadulce, con su arena blanca y sus tranquilas aguas.

Si nos acercamos a Roquetas del mar, veremos un pueblo de pescadores, con su Anfiteatro y su Castillo de Santa Ana.

Y por ultimo no se me puede olvidar hablar un poco de su gastronomía, platos como la parrillada de pescado y marisco en Adra. Los gurullos de conejo, el ajo colorao o el encebollado, la olla fresca, por citar solo algunos de los más representativos de la cocina alpujarreña.