Los 7 lugares de batallas épicas en Andalucía.

Si nuestra región se caracteriza por su historia y las numerosas culturas que han pasado y se han quedado, no menos importantes y grandiosas fueron los episodios bélicos y batallas épicas que se dieron en diferentes puntos de nuestra región durante los momentos en el que las diferentes civilizaciones pasaron.

La situación estratégica de Andalucía, entre dos mares, entre dos continentes y un valle de rio entre dos cadenas montañosas , lo convertían en lugares de escaramuzas y batallas que llegaron a ser épicas en algunos casos.

Estas batallas se dieron en muchos casos en rincones de gran belleza natural y por su posición estratégica se dio a favor de uno de los bandos que consiguió el control de los objetivos que se querían mostrar.

De las primeras civilizaciones implicadas en estas batallas o episodios bélicos, las primeras civilizaciones, ya mostraron su furia y la sangre se derramó en base a una conquista que consiguieron unos, los cuales reescribieron la historia y se hicieron dueños de ella. Estas batallas supusieron cambios de régimen y cambios geopolíticos y que pasaremos a describir.

La primera de las batallas a mostrar, se dio en el año 206 a. c y se dio entre la republica Romana y el imperio Cartaginés , que buscaban el control del Mar Mediterráneo y que curiosamente eligieron un lugar de la península ibérica , ubicado a escasos kilómetros de la localidad de Alcalá del Rio ( Sevilla) como escenario de su guerra , en la que las tropas de Publio Escipión el Africano , venció a las tropas de Asdrúbal , en lo que era uno de los episodios de la segunda guerra Púnica, y que siguió a la batalla de Baecula , dos años antes en Baecula, situada en el cerro de las Albahacas en Jaén. Es la llamada batalla de Ilipa Magna

En esta batalla en la que miles de fuerzas formadas por jinetes, infantes y en el caso de los cartagineses, elefantes, termino con la victoria de los romanos y el comienzo de la conquista de la península y creación del embrión del Imperio Romano. De esta batalla se creó como hospital de campaña la localidad de Itálica que paso a convertirse en ciudad residencial y cuna de emperadores y que hoy día aun la podemos disfrutar.

Sin olvidarnos de los romanos, continuamos con las épicas batallas (hoy difícil de imaginar en nuestra época), en la guerra entre Pompeyo y Cesar que se dio en el 45 a.c , donde se enfrentaron cerca de diez legiones por cada bando y más de 50.000 efectivos. La Batalla fue en algún lugar de la Bética y que dio lugar a la Victoria de Cesar contra Pompeyo. La ubicación del lugar exacto se desconoce pero se piensa que pudo ser algún lugar del sur de la provincia de Córdoba.

La tercera batalla, nos lleva a la época final del reino visigodo, un reino que durante algo más de tres siglos, vivió de forma precaria entre las luchas de sus nobles, las conquistas bizantinas y la propia rebelión de la zona Bética , sin embargo la batalla más épica , se dio en el momento de su final.

En el año 711, en el reinado de Rodrigo, los hijos del anterior rey Witiza, que había sido depuesto, se aliaron con los musulmanes recién venidos del norte de África para derrocar al rey que consideraban usurpador, sin embargo, estos musulmanes a las ordenes del caudillo Tarik y que a la vez recibía ordenes del gobernador de Ifriquiya , Muza , no tenía en sus planes permitir otro godo en el gobierno de Hispania aunque si uso a los hijos de Witiza en sus planes.

En el verano de 712, fuerzas formadas por Tarik (alrededor de 12.000) y las tropas del rey Rodrigo (alrededor de 30.000) lucharon en una batalla en algún lugar del cauce del rio Guadalete a unos pocos de kilómetros de la localidad de Arcos de la Frontera (Cádiz). Aquella Batalla se conoció como la Batalla del Guadalete y fue el final desastroso del Reino Visigodo y el comienzo del dominio musulmán que se extendería a más de siete siglos. De esta batalla no queda vestigio, pero las localidades como Medina sidonia o Arcos, fueron de las primeras en tener una distribución típicamente musulmana.

La cuarta batalla, nos lleva concretamente a 1212, en una localidad llamada Santa Elena, donde se dio la batalla de las Navas de Tolosa. Esta batalla enfrentó al imperio almohade contra los reinos de Navarra, Aragón, Castilla, León y voluntarios franceses y occitanos que se habían unido a la llamada de cruzada ante el imperio norteafricano, que constituía un estado totalitario y ultra fundamentalista que amenazaba la paz en Europa. La batalla inicialmente en número desigual ya que los musulmanes triplicaban a sus contendientes y el inicio fue incierto sin embargo una serie de errores de libro y fallos en estrategia movieron la balanza a favor de los cristianos aplastando al imperio almohade, significando su fin y el inicio de la conquista definitiva de la península Ibérica por los reinos cristianos.

Después de las batallas medievales y conquista, España se expandió por el mundo y sus batallas se trasladaron a otros puntos del globo. La siguiente y por lo tanto quinta batalla, se dio precisamente en el momento de declive del imperio hispánico, y fue precisamente por otro imperio emergente.

La quinta batalla se daría, en el año 1805, enfrente del Cabo Trafalgar en Cádiz, concretamente en la zona conocida como los caños de Meca. La batalla se dio entre la Marina Real Británica con cerca de 30 navíos y una coalición Franco –Española, con algo más de navíos. La expedición inglesa, estaba comandada por el Almirante Nelson y la franco –española por Gravina y Villeneuve. La batalla fue ganada por los británicos con una derrota aplastante que supuso prácticamente el fin de la hegemonía marítima del imperio español

La sexta batalla, se daría en el año 1808, se dió en Bailen (Jaén ) la batalla de Bailen , siendo otro de los episodios de las Guerras de independencia contra Napoleón, donde fuerzas de más de 20.000 efectivos por ambos lados ( general Castaños por España y general Dupont , por los franceses) . En esta batalla, ganaron las tropas hispánicas y supuso la salida de José I y la intervención directa de Napoleón, un golpe duro y decisivo para el francés , aunque supondría igualmente el fin del imperio español.

La última de las batallas, se daría en el siglo XX y naturalmente se daría en el transcurso de la Guerra Civil, entre 1936-1939. Realmente la guerra Civil española tuvo un punto de interés y de conquista en Andalucía, especialmente por la cercanía al estrecho de Gibraltar , y al protectorado de Marruecos. Sevilla, Málaga, Pozoblanco y la batalla en los Pedroches , nos lleva a lugares de infame recuerdo que describiremos en futuros posts.

HOTEL EN ROMA