Alcalá la Real

Alcalá la Real ubicada en una zona estratégica en el sur de la Península Ibérica tuvo carácter fronterizo que tuvo en el pasado que han marcado históricamente a la ciudad por el paso de las diferentes culturas

Existen testimonios de ocupación a través de yacimientos arqueológicos desde el Paleolítico Medio, el Neolítico, la Edad del Cobre, el Bronce Argárico y el Bronce Tardío, hasta la cultura ibera, la época romana y tardorromana.

El primer asentamiento musulmán en  Alcalá la Real en el año 713 d.C. Durante el reinado de Al-Hakem II (822-852 d.C.) se establecio una red de fortalezas para la protección contra los normandos .La primera conquista de Alcalá la Real por los cristianos tuvo lugar en el año 1074 reinando Alfonso VI (1072-1109) pero fue recuperada posteriormente por los musulmanes .

Durante los siglos XIII y XIV Alcalá la Real fue sucesivamente conquistada por musulmanes y cristianos. No fue conquistada definitivamente por los cristianos hasta Alfonso XI en el siglo XIV.

Hasta la conquista de Granada en 1492 Alcalá la Real se convirtió en un punto de concentración de las tropas que el rey de Castilla utilizaba para realizar sus incursiones. Con la conquista de Granada y se fue abandonando la Fortaleza de la Mota y se habito sus arrabales. En siglos posteriores los nobles edificaron allí sus residencias.

En la localidad , encontramos como monumentos principales:

Iglesia Mayor Abacial

Inicialmente fue templo gótico remodelado tras la toma de Granada, ya en estilo renacentista. Se empieza a reconstruir en el siglo XVI y se recubre con decoración plateresca. En este sector, las capillas funerarias se crean como monumentales portadas platerescas, en igual caso que los arcos de acceso al Baptisterio.

El resto de la iglesia es producto de la transformación realizada en el siglo XVI . Posteriormente Fray Cristóbal de San José levantan la cabecera a modo de gran arco de triunfo dividido en tres arcos a la misma altura.

Como restos góticos de la iglesia quedan la Capilla del Deán Cherinos .

Interiormente está organizada en tres naves de dos tramos cada una, con coro alto a los pies. Se destaca su Capilla Bautismal, con doble portada renacentista y bóveda de casetones, atribuida inicialmente a Jacobo Florentino.

Desde el exterior podemos acceder a la iglesia por una portada con arco de medio punto decorado con palmetas de acanto en las dovelas. Podemos ver otras dos portadas, que son de estilo manierista. El exterior esta formado por los contrafuertes rematados por pináculos y  torre coronada por un chapitel de cantería, que se levanta muy por encima de la altura de la fortaleza como símbolo de la victoria cristiana sobre el antiguo poder musulmán.

El templo quedo en soledad ya que la ciudad comenzó a extenderse por la zona llana desde el siglo XVI hasta casi completo abandono en el siglo XVIII y el incendio de las tropas francesas en el siglo XIX.

Alcazaba

Es una fortaleza de forma triangular que consta de tres torres: la Torre del Homenaje, la Torre de la Campana (también llamada Torre de la Vela) y la Torre Mocha. La Torre del Homenaje es la grande de las tres, con unos 20 m de altura, desde donde se puede visualizar Sierra Nevada. Ambas edificaciones son un hito arquitectónico de la región.

Perímetro amurallado

Siendo una de los más extensos de Andalucía, esta salpicado por diferentes torres y puertas, de las cuales las más imponentes son la Torre de la Cárcel y la Puerta de la Imagen. Actualmente está en proceso de restauración.

Palacio Abacial

El actual corresponde al siglo XVIII, cuando se produjo la despoblación definitiva. La construcción es de tipo neoclásico con influencia francesa e italiana. Tiene un claustro interior, con un patio y tres galerías abiertas al mismo. Hoy día es sede del Museo de Alcalá la Real y una oficina de información turística.