El bandolerismo andaluz

En los siglos XVIII y XIXI se dio en Andalucía un fenómeno muy conocido y debido a los escritos de autores europeos y norteamericanos han dado lugar a parte de la leyenda romántica de la región. Este fenómeno es el bandolerismo.

En esta época de grandes diferencias sociales a nivel económico, florecieron grupos de hombres que se dedicaban al asalto y pillaje de diligencias, carretas y demás vehículos que aventuraban a transitar los caminos andaluces. Posteriormente a estos saqueos, se refugiaban en Sierra Morena, salpicada de encinas, chaparros, alcornoques y cuevas que nadie aventuraba a visitar debido a la peligrosidad.

Muchos de estos bandidos aparecieron con el motivo de siempre, lucrarse a costa del prójimo, sin embargo otros gozaron del respeto y admiración de la población de a pie que los veían como héroes en la lucha contra el poder establecido y las desigualdades. Robaban al rico para darlo a los pobres y obtener el beneplácito de las clase bajas. Sin embargo muchos de estos bandoleros cometieron atrocidades que nunca se olvidaran.

Sus zonas de actuación eran los caminos cercanos a Sierra Morena y el Sistema Bético. Su “ modus operandis” por regla general era similar. Asaltaban una diligencia una grupo de varios hombres a caballo, armados con trabucos y navajas y en algunos casos ocultaban sus rostros con pañuelos, sin embargo alguno de los mas celebres lo hacían a cara descubierta que a para algunos casos fue su perdición ya que pasaron finalmente por el patíbulo.

El final de estos bandoleros solía ser cuando estaban ya cercados por la justicia y el uso de la recompensa como incentivo daba lugar a traiciones que acababan con el líder ajusticiado y posteriormente descuartizado como escarmiento.

Los mas celebres de los bandoleros andaluces fueron José Ulloa “El Tragabuches” de Arcos de la Frontera (Cádiz), apodado así porque su padre se comió un feto de asno en adobo y heredo su mote, su leyenda dio lugar a “Los Siete Niños de Écija” aunque no fueron siete ni eran de allí. Empezó su época de fechorías después de matar a su mujer infiel en plena faena, Joaquín Camargo “ El Vivillo” , que escapo de la justicia sin que se pudiera demostrar nada aunque su fin fue el suicidio por depresión al quedar viudo, el siguiente era probablemente el más conocido , José María Hinojosa “ El Tempranillo”, conocedor del terreno y envuelto en un halo de leyenda en el que se menciona su gratitud a los pobres y sus exquisitos modales a las damas , además cuando asaltaba diligencias, nunca los dejaba en la estacada sino con dinero suficiente para sobrevivir.

Otro bandolero celebre era Francisco Ríos González “el Pernales” por todo lo contrario al anterior, su barbarie y su violencia lo llevaron al bandolerismo solo para satisfacer sus instintos más animales. De él se cuentan numerosas atrocidades. Era natural de Estepa, Sevilla, y fue muerto en una emboscada por la Guardia Civil.

Diego Corrientes, conocido como “El Bandido Generoso”, era conocido por su enemistad con Don Francisco de Pruna, responsable de la Justicia de Sevilla con el que tuvo una dura lucha hasta que fue capturado y ajusticiado. Nunca tuvo delitos de sangre.

El fenómeno del Bandolerismo fue dado a conocer mas allá de los pirineos por autores europeos tales como Washington Irving o Charles Davillier, que dieron a conocer en parte Andalucía y su historia y a darle un halo de exageración muy propia de la época romántica. Esto a ha dado lugar a un fenómeno en el que la propia cultura andaluza se encuentra inmersa y que al fin al cabo ha dado lugar a que sea conocida.

Recomendamos el museo del bandolerismo de Ronda (Málaga) como visita obligatoria, y lecturas obligadas como “Viaje por Andalucía” de Charles Davillier o “Los últimos bandoleros” de José María de Mena.

Hoteles Globales

El misterio de la Isla de Saltés.

 

En la desembocadura del rio Odiel, frente a la ciudad de Huelva , en un marco natural protegido y rodeado de marismas donde las aves encuentran su propio paraíso de nidificación, se encuentra un gran desconocido para muchos andaluces.

En la desembocadura que empieza a formar un delta  solo comunicado con la tierra continental por una pequeña carretera, encontramos la isla de Saltes. Durante la época franquista, esta isla cubierta por marismas excepto en verano, fue un lugar de esos para olvidar por su infame función, fue centro de concentración para miles de prisioneros republicanos capturados durante la guerra civil,

Sin embargo no vamos a hablar de nuestra triste historia contemporánea, sino que vamos a ir más allá en el tiempo. En la zona este de la ría del Odiel, ubicada en una zona más arenosa y consolidada, se encuentra el asentamiento arqueológico de Saltes, conocido en época árabe como Shaltish, una ciudad islámica probablemente de finales del califato con una alcazaba, casas muy bien urbanizadas y restos de pozos de agua donde se estima que pudo vivir una población importante de manera permanente.

La Alcazaba, cuyos misterios se fueron descubriendo a lo largo de 2015, muestra los restos de muros consolidados y de grosor importante que le daba un papel defensor a la propia ciudad lo que indica que era un enclave importante. Se sabe que desde tiempos de los romanos había restos de salazón y de su industria relacionada lo que implica la importancia de este lugar en este contexto histórico y económico.

Sin embargo, es curioso que los restos más importantes correspondientes a este enclave pertenecen a la época islámica (aproximadamente siglo X al XIII) y restos de época ibérica e incluso protohistórica , teniendo en cuenta que de época romana o visigoda de momento hay pocos datos.

No son pocos los que se aventuran incluso a ubicar la capital de la mítica Tartessos en este lugar , por otro lado lleno de romanticismo , naturaleza y por qué no decirlo, tragedia si incluimos el episodio anteriormente descrito en el siglo XX.

En estos momentos, el gobierno de Andalucía, esta excavando y rehabilitando este lugar para abrirlo al público más adelante sin embargo no debemos olvidar que este recinto en el caso de restauración y apertura al público debe ser un lugar de la difusión de la historia de la región así como un lugar de interpretación y aprendizaje que debe ser respetado y protegido como testigo de la Humanidad.

Saltes , podría convertirse en un lugar mítico dependiendo de las sorpresas que nos vaya deparando en el futuro.

 

Sorolla y sus jardines

jardines de Sorolla.caixaforum

El pasado 5 de julio se inauguro la exposición Sorolla un jardín para pintar en el Caixa Forum Sevilla. Permanecerá allí hasta el próximo 15 de octubre.

En ella descubriremos como Sorolla cumple uno de sus mayores deseos: poder unir sus grandes pasiones la pintura y su familia.

Gracias a su amplia visión convertirá los jardines de su casa en unos lugares únicos inspirados en todos los que el previamente había visitado. Concretamente los patios andaluces que pudo conocer en las ciudades de Sevilla y Granada.

Jardines con fuentes, azulejos, columnas, estatuas, árboles frutales y plantas decorativas como hermosos rosales de todos los colores.

Todo ello también se plasmo en unos lienzos que detallan a la perfección los patios y jardines que se encuentran en La Alhambra de Granada o en Los Reales Alcázares de Sevilla.

La exposición nos detalla además con bocetos del artista como serían esos jardines de su casa de Madrid.

Sorolla ya estaba internacionalmente consagrado por aquel entonces. Habiendo recibido premios por sus obras, como el Grand Prix en la Exposición Universal de Paris.

Es por aquel entonces cuando decide comenzar la creación de un lugar íntimo donde poder refugiarse y crear nuevas obras.

En estos jardines donde el artista descansaba y reflexionaba podemos encontrar diferentes colores, en sus numerosas plantas y flores que lo decoran.

Una decoración que sin duda nos transportara a los jardines de Andalucía, llenando todos los rincones de luz y olor.

Esto y mucho más pueden contemplarse en esta gran exposición.