Caras de Belmez.

En agosto de 1971, en la pequeña localidad jiennense de Bélmez de la Moraleda, una localidad en la Sierra Magina y rodeada de olivos, fue lugar de un fenómeno inexplicable, conocido probablemente como el fenómeno paranormal más importante de la modernidad a nivel mundial.

En una pequeña y humilde casa del numero 5 de la calle Real, mientras se celebraban las fiestas patronales, la dueña de la casa María Gómez, observó un fenómeno desconcertante e inexplicable que perdura incluso hoy día.

En el suelo de la cocina, empezó a aparecer una mancha que inicialmente era una mancha de humedad, pero que fue tomando forma redondeada con ojos, nariz y bigotes bien definidos. Ante el asombro, la dueña aviso a los vecinos y con ayuda de un maestro albañil, echaron una capa de yeso para enterrar la extraña cara. Sin embargo pasados los días, la mancha volvió a aparecer y además tomando una forma cada vez más definida y más tenebrosa al tomar forma de semblante más serio y severo. Era la primera de una serie de caras que aparecían en este inmueble. Esta cara fue bautizada como la pava.

Esta cara fue arrancada y pegada en la pared a modo de cuadro. Posteriormente, aparecieron imágenes también en el suelo y por encima de la chimenea, imágenes de una mujer con una cierta belleza y poco después imágenes de muchas caras a modo de querubines o niños.

Estas caras y pintadas van cambiando de forma y se han ido sucediendo al cabo de los años, y parece ser que se han estancado desde el momento del fallecimiento de la dueña en 2004.

Las explicaciones naturales a este fenómeno parece estar relacionado con una corriente de agua subterránea que pasa por debajo del pueblo y genera humedad que con el calor de la casa propio , genera estas manchas de humedad que toman forma que se interpretan como humanas y no dejan de tener una explicación científica.

Sin embargo, no debemos olvidarnos de la parte esotérica, ya que la casa está ubicada sobre un antiguo cementerio musulmán del siglo XII, y del cual se extrajeron tiempo atrás , restos óseos. Siglos después, fue también sede de un antiguo prostíbulo, motivo por el que aparecen las caras de mujeres y niños, como hijos suyos, que afloran en el suelo.

Sin embargo otra leyenda, más aterradora, es la del guardia civil, que en la Guerra Civil, después de crímenes atroces en la contienda, murió al comer unos frutos salvajes venenosos que le hicieron morir desangrado. Era muy común que un miembro de la Guardia civil, luciera grandes bigotes, similares a la Cara conocida como la Pava, con una mancha similar a sangre brotando de la boca.

Muchos se han hablado de supuestas psicofonías grabadas en la casa donde se escuchan voces amenazantes y otros mensajes.

No hay duda de que, a día de hoy, el fenómeno de las Caras sigue siendo el orgullo del pueblo. Muestra de ello es que, un poco antes de llegar al mismo, ya encontramos indicaciones, no sea que nos perdamos. Es cierto que es el mayor reclamo turístico de esta localidad, y que no tiene muchos más, salvo estar situada en las faldas de Sierra Mágina, y ser un pueblo muy bonito de por sí

Hoteles Globales