Casa de los Luna

La vieja casa  que preside la plaza de San Andrés, conocida como la Casa de los Lunas esconde tras sus portones una historia transmitida de desde tiempos inmemoriales y que hoy causan el miedo al mas valiente. Es otro de los lugares tenebrosos de Córdoba a juzgar por los acontecimientos que ocurren y que tiene comienzo con sus habitantes iniciales. Segun la historia, En este palacio vivía un judío muy rico que hizo fortuna como prestamista. Era un ser despreciable que se había ganado el odio de todos.

Su dinero se guardaba en el sótano de la casa, existía una serie de pasadizos que el había construido para tal caso. En una ocasión, yendo a guardar un saco de dinero , sufrió dolor en su espalda y tuvo que pedir ayuda a su hija , una niña de 10 años,.

Después de recibir las correspondientes instrucciones, la pequeña comenzó a recorrer los enrevesados pasillos hasta llegar a la sala donde tenía que depositar las monedas. Tuvo la mala suerte de que un ratón la asustara y tirara la vela quedándose a oscuras. La pequeña trato de desandar el camino pero  estaba perdida y llamando a su padre este no era capaz de localizarla. El usurero , pidió ayuda a los vecinos que se la negaron recordandole lo mezquino que había sido con ellos

El viejo avaro, derrotado , acabo solo y muriendo con el ruido de esos lamentos de esa niña perdida . Hoy día , cuenta la leyenda que esos lamentos de la niña perdida , de tipo desgarrador , aun se oyen entre los pasillos de la vieja casa. Pero siempre acompañados de ese llanto aun mas desgarrador del padre que en vida y por sus actos no recibió la ayuda para encontrar lo único que en vida le daba algo de humanidad.

Toda esta fenomenología , comienza justo al anochecer y dura prácticamente toda la noche. Si paseáis por el lugar quizás podrías oirlo en las frías noches de invierno.