El cristo de los Faroles

Otra historia de fantasmas es sobre una  de las plazas más hermosas y místicas de Córdoba, Plaza de los Capuchinos, donde esta ubicado el famoso Cristo de los Faroles . esta plaza se llamaba así por el convento franciscano fundado en el siglo XVII sobre unas casas pertenecientes al marqués de Almunia aunque comúnmente la conocen como Plaza del Cristo de los Faroles.

La plaza de Capuchinos se abre en el siglo XVII como hemos indicado sobre unas casas que el marqués de la Almunia tenia como propiedad. Su forma se da por la construcción del convento , así como de la Iglesia de los Dolores terminada allá en el siglo XVIII.

Años después, se construye  el monumento al Cristo de los Faroles  cuyo autor fue Juan Navarro León cubierta en los años 20 por unas vallas protectoras y unos faroles sustituidos en 1984.

El pavimento de la plaza , es de granito gris el cual fue renovado en los años 50. Para evitar el paso de vehículos , en 2007 se instala unos pilares para hacerlo definitivamente peatonal

Según la leyenda todas las noches a las doce en punto , se escuchan sobre el suelo de la Cuesta del Bailío los mismos pasos; unos pasos similares a un desfile militar. Hacia solo unos pocos años que se había colocado el cristo de los faroles allá por el siglo XVIII , se mencionaba un personaje que paseaba cubierto con una capa , que con desfile marcial y militar , llegaba al Cristo , realizaba una oración y sin decir palabra se marchaba.

Se hablaba que este señor , cuyo nombre era Carvajal , pertenecía a una familia acomodada y que había desaparecido en extrañas circunstancias. De hecho hacia años que no se le veía por la ciudad. La leyenda comienza cuando vuelve a aparecer y se piensa que realmente es un espíritu que buscaba paz a su alma eterna.

Un día alguien fue valiente y pregunto al individuo, si realmente era un fantasma a lo que contesto que no , pero venia a este cristo a rezar todas las noches porque comento que en una noche paseando por la Cuesta , fue asaltado violentamente y en la pelea donde fue herido , el otro fue muerto . El sujeto como agradecimiento al Cristo porque considero que le había protegido , aparecía y rezaba una oración.

Esta escena aun sigue ocurriendo mas de dos siglos después donde el soldado Carvajal , cuya cara no podemos ver aparece por la plaza del Cristo de los Faroles a rendirla Homenaje por tan gran favor