Facultad de Bellas Artes y Panteón de los Sevillanos Ilustres

Saliendo de la Alameda de Hércules y continuando por la calle Amor de Dios , llegamos hasta la Plaza de San Andrés. Al final de esta plaza se encuentra la Iglesia de los Panaderos , y a la espalda de esta , en la calle Arguijo , justo al lado del colegio Itálica , un edificio de dos plantas , sede de un negocio de hostelería.

Entramos en el trio de los polstergeist , ya que en este edificio , se fundo a finales del siglo XIX una de las primeras sociedades espiritistas que empezaron a prodigarse desde los países anglosajones. Estas sociedades , realizaban todo tipo de contactos con el mas allá a través de ritos como la Ouija para contactar con los espíritus del mas allá. Desde inicios del siglo XX , en la primera planta , han acontecido golpes, ruidos y fenómenos conocidos como los polstergeist o espíritus inquietos que han cerrado mas de un negocio ubicado en esa calle.

Sin embargo la actividad paranormal no acaba aquí, ya que justo enfrente , en la calle Laraña , se encuentra la facultad de Bellas Artes, un edificio que perteneció a los jesuitas hasta 1970 y hoy sede de los futuros artistas variados. En este edificio se menciona la presencia de espíritus que han llegado a mover objetos e incluso lanzarlos contra el que pasaba por allí. Numerosos investigadores , según ellos, han realizado , pruebas de psicofonía y han mencionado la presencia de sonidos y voces que en ese momento no estaban allí.

Se da la circunstancia, que este edificio conecta a través de un pasadizo con el panteón de los sevillanos ilustres. Aquí yacen los restos de artistas e intelectuales sevillanos destacando Fernán Caballero y Gustavo Adolfo Bécquer. La leyenda habla de que uno de los espíritus habitantes de esta morada , no solo agrede al que pasa la noche ahí, sino que además amenaza con la muerte. Algunos testigos hablan incluso de un ente que llega a estrangular a alguno de los incautos que pasan la noche en esta dependencia para el descanso eterno.