Iglesia de San Lorenzo Mártir (Córdoba)

La parroquia de San Lorenzo tiene su ubicación en el barrio de la Ajerquía y su fundación se remonta al siglo XIII sobre los restos de una mezquita del arrabal de Almunia de al-Muguira de la cual nos queda parte de su minarete. Como el resto de las iglesias de Córdoba, el edificio se transforma con añadidos y reformas y restauraciones a lo largo del siglo XX dando lugar a una estructura gótico-mudéjar compuesta de tres naves. De todas, la capilla mayor presenta dos tramos, uno recto y otro poligonal, que presenta cubierta con bóvedas de crucería con espinazo. No obstante el ultimo elemento ms representativo es el cuerpo final de la torre realizado por Hernán Ruiz el joven en 1555. No obstante el edificio en si no es solo elemento principal y artístico del conjunto ya que las pinturas murales del siglo XIV, que se localizan en la capilla mayor, son de las mejores obras de este tipo en Andalucía y con influencia influencia italiana. Estas pinturas habían sido tapadas en 1687, pero fueron descubiertas tras el incendio del templo. La temática corresponde a la Pasión, con la Anunciación y una galería de santos y profetas. En las enjutas del arco triunfal aparecen la Virgen y el arcángel San Gabriel, con el Padre Eterno en la clave del arco. El ábside, muestra en primer lugar los santos y profetas entre las ventanas, incluidas en falsas hornacinas polilobuladas,. Entre ellos se encontraba San Lorenzo, desaparecido al ampliarse la ventana central en una de las restauraciones efectuadas en el edificio. En el registro superior se muestra también como en las pinturas murales el Ciclo de la Pasión con las escenas del Prendimiento, Juicio ante el sumo sacerdote, Jesús con la cruz a cuestas, Crucifixión, Entierro de Cristo y Resurrección. Culminando en última instancia las obras pictóricas, encontramos en la bóveda que cubre dicho espacio, numerosos ángeles y serafines, en un majestuoso rompimiento de gloria. Estas obras fueron realizadas al menos por dos artistas, según se desprende del análisis de las composiciones y el tratamiento de volúmenes. Uno de ellos fue el encargado de las escenas narrativas y de los ángeles. En éstos, las figuras son de tamaño natural, realizados los perfiles de los contornos con trazos muy finos y delgados. Los colores son aplicados mediante trasparencias, utilizándose una gama cromática más viva para los ángeles. Ambos conjuntos tuvieron aplicaciones en oro, hoy pérdidas. Los fondos utilizados son neutros. En cambio, el grupo de los santos se encuentran ocupando hornacinas, siendo sus figuras mucho más volumétricas y distinto el tratamiento de los rasgos físicos.