Iglesia de San Lorenzo

Arquitectónicamente constituye un templo de estilo gótico-mudéjar. Probablemente fue fundado durante el siglo XIII, aunque sus restos más antiguos que han llegado a nuestros días datan del XIV; posteriormente sería remodelado en los siglos XVII, XVIII y XIX.

En su época inicial el templo contaba con las tres naves habituales de las iglesias mudéjares de la época. No obstante, las importantes reformas y ampliaciones a que fue sometida a lo largo del tiempo han dado como consecuencia una serie de transformaciones interiores y exteriores de gran entidad, entre las que destacan su ampliación a lo ancho en dos nuevas naves laterales más hasta llegar ahora al número de cinco, y la creación de una importante serie de capillas, dando todo ello lugar a un templo de planta irregular.

Exterior

La Torre-fachada, de estilo mudéjar, está situada a los pies de la iglesia y presenta arco ojival ciego a sus pies con cuerpo de campanas y cruz de estilo barroco del siglo XVIII. Está rematada por chapitel ovalado con recubrimiento cerámico y jarrones del mismo material en los flancos. Junto a la torre se encuentra el retablo cerámico de “Ntra. Señora de la soledad”.

La portada de la epístola es de estilo manierista realizada por Diego López Bueno y presenta vano adintelado con alfiz quebrado, rematado con frontón partido con escultura de San Lorenzo Mártir en su hornacina, y a los lados altos relieves con las armas del Santo y dos parrillas sobre fuego. Se encuentra flanqueada por cerámicas dedicadas a las ánimas, a Nuestro. Padre Jesús del Gran Poder y a María Santísima del Dulce Nombre y por escultura del Cardenal Spinola.

La portada del evangelio presenta frontón curvo con pilastras a los lados en cuyo tímpano están la parrilla y la palma de San Lorenzo.

Ábside:

Destaca el retablo mayor, que se encuentra compuesto por banco, dos cuerpos y ático, la arquitectura y estructura del mismo fue realizada por Martínez Montañés que inició las obras en 1632. El tabernáculo había sido realizado con anterioridad, hacia 1625, por Diego López Bueno. En septiembre de 1645, por controversia y disparidad en el desarrollo de la obra, Montañés transfirió a Felipe de Ribas, la ejecución de la imaginería, siendo las esculturas del crucificado, san Lorenzo y los ángeles, obra de los hermanos Felipe y Francisco Dionisio de Ribas, realizadas en 1652.

El Sagrario es obra de Diego López Bueno de 1625 también y cuenta en el primer cuerpo con pinturas de Francisco Pacheco. A ambos lados del retablo mayor se encuentran pinturas realizadas por Juan de Uceda y Francisco Pimentel. La capilla de la Concepción se encuentra presidida por un retablo realizado por Francisco Pacheco en 1623.

Interior:

Se trata de un templo con cinco naves, separadas por pilares cuadrangulares que sostienen arcos apuntados sobre los que apoyan las cubiertas, en forma de artesa con tirantas en la nave central y de colgadizo en las laterales; con Capilla Mayor cuadrada y coro a los pies. Presenta bóveda de media naranja sobre pechinas sobre el presbiterio y sillería del coro barroca del siglo XVIII, obra de Juan Leonardo.

Si se accede por la puerta Principal en la nave de la Epístola, veremos Retablo de “Nuestra Señora del Carmen” obra del siglo XIV con lienzos de “Santo Domingo, San Francisco y los Santos Juanes”.

Continuando la epístola se sitúa la capilla del “Dulce Nombre” presidida por las imágenes titulares “Nuestra Señora del Dulce Nombre” y “Nuestro Padre Jesús ante Anás”, obras de Castillo Lastrucci (1624) ambas de estilo barroco.

Situada a los pies de la epístola se encuentra la capilla de la “Virgen de Rocamanor” fresco del siglo XIV de estilo gótico.

Continuando la otra nave El retablo de “San José con el Niño” es obra de Pimentel y el titular, de estilo barroco, de Cristóbal Ramos.

Seguimos con Pintura de “La Sagrada Familia”, de estilo renacentista, realizada por Villegas Marmolejo (1595) y se encuentra situada en el retablo del “Santo Rostro”.

Pintura de “la Anunciación” y “la Sagrada Familia” ambas de Villegas Marmolejo (XVI) y de estilo renacentista.

En la capilla sacramental, obra de Félix Romero (1699) se encuentra el retablo de “la Inmaculada Concepción”, realizado por Paniagua(1703) y flanqueada por “San José” y “Santa Ana con la Virgen”, y en el ático un “Niño Jesús”. Adornan esta capilla los ángeles de Hita del Castillo.

El retablo de “la Virgen de Granada” y del “Crucificado”, ambos de estilo barroco, son obra de Fernando Barahona (1682). Se encuentran presididos por esculturas de los titulares obras de Roque Balduque de estilo renacentista (1554).

Retablo del “Santo Cristo del Amparo”, de estilo barroco, es obra de Fernando Barahona (1682) presidido por titular también barroco realizado por Dionisio Rivas.

Capilla de la “Milagrosa” presidida por talla moderna de la titular y pintura mural del “Cristo de las fatigas” obra del siglo XVI.