Iglesia de San Marcos

Se cree que La fundación de la iglesia tuvo lugar en el periodo del Repartimiento poco después de la toma de la ciudad por el rey Fernando III El Santo, construyéndose sobre solar de una antigua mezquita. Algunos investigadores creen que su edificación fue promovida por su hijo Alfonso X El Sabio.
Debido a los enfrentamientos entre las casas ducales de Medina Sidonia y Arcos la iglesia sufrió uno de sus primeros incendios, siendo reconstruida en 1478.
Al parecer en el siglo XVIII sufrió otro fuego fortuito que lo obligo a realizar una restauración en el templo.
Cabe destacar que se conservan restos del alminar de la antigua mezquita de gran belleza y restaurada , que se encuentra ubicada a los pies de la nave del Evangelio,.

El 18 de julio de 1936 el templo fue incendiado y saqueado en los momentos previos de la Guerra Civil, siendo arrasado todo el mobiliario litúrgico y las estructuras de madera de la cubrición de las naves. La cubierta actual pertenece a la última restauración llevada a cabo en 1987.
En 1911 fue declarada filial de la Iglesia parroquial de San Julián. Posteriormente fue creada nuevamente como parroquia, separandose esta vez de las de San Julián y San Román.

ÁBSIDE :

El ábside de esta iglesia, donde se encuentra la citada Capilla Mayor, es profundo y está formada por dos tramos, siendo el primero de planta rectangular y el segundo poligonal, cubierto por bóveda de nervadura gótica de cantería y ladrillo.

FACHADA

Del exterior sus elementos más sobresalientes son su portada principal, situada a los pies, y la torre , resto de la antigua mezquita, ubicada en ángulo junto a ella.

Dicha portada es de finales del siglo XV, de estilo gótico, realizada en piedra arenisca y con arquivoltas, siendo las exteriores (primera y última) decorada con los característicos dientes de sierra o puntas de diamante. A ambos lados y sobre la clave cuenta con pequeñas figuras sobre pedestales y con doselete, y en el frente superior muestra una franja horizontal decorada con tramos de sebka, de clara influencia mudéjar, lo que da un contraste entre el mundo cristiano y musulmán.

Esta portada constituye sin duda una de las más interesantes en este tipo de iglesias en la ciudad, y su belleza resalta sobre el frente de ladrillo con el que se construye la fachada; combinación, muro de ladrillo-portada de piedra, que caracteriza a los templos de esta tipología.

Muy importante es también su torre, de planta cuadrada, muy esbelta y situada en fachada. Al exterior presenta ventanas geminadas enmarcadas por alfiz, y decoración de paños de sebka de origen almohade, similares a los que existen en otras torres de iglesia, como en Omnium Sanctorum, o en la propia Giralda de la catedral hispalense. Corresponde al alminar de la antigua mezquita que existía en este lugar, anterior a la propia iglesia, y está coronada por un campanario de 1603 atribuido a Vermondo Resta. Esta torre fue restaurada en 1916 por el arquitecto sevillano Aníbal González.

Nave

Sus características arquitectónicas responden a las generales de las iglesias parroquiales del siglo XIV de las conocidas como el grupo de 1356 , de estilo gótico-mudéjar, siendo una de las menos transformadas de las que forman ese grupo, a pesar de las muchos cambios y efectos sufridos por el edificio a lo largo del tiempo.

De planta rectangular, cuenta con tres naves, siendo las laterales de testero plano y la central de ábside ochavado cubierto con bóvedas nervadas de ladrillo.

De gran prestancia y pureza de líneas son los arcos que separan estas naves, de herradura apuntados en diferencia a otras iglesias mudéjares de arcos ojivales y enmarcados en alfiz, que descansan sobre pilares de planta rectangular. El arco toral o de acceso a la Capilla Mayor es de estilo gótico u ojival, apuntado, y se apoya en dos grandes columnas.

El interior del templo, de paredes blancas, se encuentra prácticamente libre de decoración añadida, lo que hace resaltar aún más la belleza y contraste de sus elementos constructivos, destacando entre sus bienes muebles una imagen de San Marcos que se atribuye al círculo artístico de Juan de Mesa.