Iglesia de San Martin

El origen de esta iglesia es como otras muchas en Sevilla a partir de la reconquista  por parte del Fernando III El Santo. Aunque se ha apuntado la posibilidad de que se aprovechase el edificio de una antigua mezquita árabe, no hay confirmación documental ni vestigio que lo indique. Al igual que sucedió con otras parroquias de tipo mudéjar debió ser reconstruida por Pedro I , según se puede ver por las características de la portada principal. La actual construcción de la iglesia es del siglo xv

La parroquia de San Martín adquiere su importancia durante el siglo xvi y xvii época la que Sevilla fue puerto de indias

En el edificio destaca la singularidad de su trazado por ser uno de los escasos ejemplos de iglesia de estilo gótico-mudéjar, de una sola nave cubierta con bóvedas de nervaduras sexpartitas de ladrillo visto típicamente gótica en comparación a las otras iglesias mudéjares

En la iglesia está ubicada en la confluencia entre las iglesias de San Andrés y de San Juan de la Palma y así entender su configuración medieval islámica.
En el terremoto de Lisboa de 1755, el templo sufrió graves daños que fueron reparados en 1756. En el siglo xix pasa a depender directamente de la vecina San Andrés, siendo los cultos en ella escasos y siendo sede de la hermandad de la Lanzada.

Exterior

Exteriormente la iglesia presenta dos fachadas, siendo  la principal frente a la citada plaza de San Martín. Su portada gótica muy modesta con doble arco en forma de punta , se adelanta respecto al paramento principal y se remata superiormente con un sencillo techo de tejas la cual esta construida en piedra con un muro apuntado doblado y ligeramente abocinado. Las jambas, generan arquivoltas, siendo la más interna realizada con medio bocel, rematándose en la zona superior con una cornisa.

Al lado de esta puerta aparece la torre,  de poca altura y toda ella realizada en ladrillo , material típico mudejar , en cuyo cuerpo superior de campanas se abren los huecos, acabados en arco de herradura enmarcados en alfiz y asentados sobre una sencilla imposta. La torre se cubre a cuatro aguas de teja árabe en cuyo centro aparece un pilar octogonal con una veleta

La otra fachada se ubica en la calle lateral, denominada Divina Enfermera, la cual es el acceso habitual. nos muestra una sencilla portada de líneas neoclásicas entre dos contrafuertes; y el hueco ocupado entre pilastras toscanas,con las dimensiones suficientes para que pasen por ella los pasos procesionales y se corona con un frontón triangular o recto.

Ábside :

De su interior podemos ver su retablo mayor, que fue diseñado en el año 1606 por el arquitecto italiano Vermondo Resta, y realizado por Diego López Bueno. Sus distintos espacios se organizan a través de columnas de estilo corintio y fuste estriado. Todo el conjunto fue completado por Gaspar Ragis, quien le aplicó la policromía hasta el año 1611.

Grandes artistas intervinieron en la realización de este bello retablo renacentista: así por ejemplo, cuenta con imágenes de Andrés de Ocampo y el propio Diego López Bueno y con pinturas del italiano Gerolamo Lucenti de Correggio. Este retablo sería posteriormente modificado en los últimos años del siglo XVII, cuando se le colocó el camarín central que hoy lo preside.

Interior

El presbiterio es de planta rectangular de dos tramos con bóvedas de nervaduras con trompas angulares y nervio espinazo típicamente góticas. Se accede desde la nave a través de un arco triunfal ligeramente apuntado. Constituye uno de los pocos ejemplos de nave con formas propiamente góticas además de la iglesia de Santa Ana y la propia catedral
En ambos lados de la nave se ubica diferentes capillas. En el lado del Evangelio, en su primer tramo se abre la capilla Bautismal, recinto de planta cuadrada cubierto con bóveda de arista rebajada.

La siguiente capilla, situada en el mismo lado de la nave, se abre en el segundo tramo y ocupa el primer cuerpo de la torre. Tiene planta cuadrada cubierta con bóveda de ocho paños sobre trompas de arista viva en los ángulos y terminada con una moldura de dieciséis lados.

Continúa en el lado izquierdo de la nave la capilla Sacramental abierta en su tercer tramo, con planta ligeramente rectangular cubierta con bóveda de arista.

La sacristía se ubica también en el lateral izquierdo de la nave con acceso desde el cuarto tramo de la nave. Es de planta rectangular cubierta con un sencillo alfarje. Cuenta con acceso al presbiterio a través de una pequeña sala que conecta a su vez con la sala Capitular, que actualmente se encuentra muy reformada.
En el lado de la Epístola se abre en el primer tramo de la nave una capilla con acceso a través de dos muros apuntados. Tiene planta rectangular y alzado de dos alturas, la inferior cubierta con alfarje de madera realizado en el siglo XIX, en la que se encuentra la escalera que da acceso al piso superior.
En el tercer tramo de la nave en el lado de la Epístola se abre la capilla de Nuestra Señora del Reposo, más tarde denominada de la Divina Pastora por trasladarse a la capilla la imagen desde el templo de Santa Marina. Tiene planta rectangular y se compone de un zócalo de azulejos de principios del siglo XVII, decorados con grutescos y escudos.

Repartidas en otros rincones de la iglesia se encuentran las imágenes titulares de la Hermandad de La Sagrada Lanzada, que quedaría establecida en esta iglesia a partir del año 1932. Especialmente  el Santísimo Cristo de la Sagrada Lanzada ,Nuestra Señora de Guía, ( ambas obras de Illanesde 1929),La Virgen del Buen Fin ( obra de Juan De Astorga de 1810)  y San Juan Evangelista ( autor Anónimo de 1703), ocupan el frente de la capilla Sacramental, un pequeño espacio cubierto por una bóveda del siglo XV.

Asimismo tiene la Imagen de Nuestra Señora de la Esperanza Divina Enfermera ( Siglo XVI), de gran importancia y devoción.

Como curiosidad hay que decir que en esta iglesia fue enterrado el célebre imaginero Juan de Mesa, tal como nos recuerda una placa cerámica conmemorativa que figura en su fachada lateral así como una replica de la Sabana santa  de Turín.