Iglesia de Santa Maria la Blanca ( Murillo)

La iglesia de Santa María la blanca, inicialmente fue una sinagoga, la cual fue abandonada después de la expulsión de los judíos. En el año 1661 con la bula papal de Alejandro séptimo sobre el dogma de la inmaculada, este templo fue convertido en una iglesia barroca, debemos de decir que el dogma de la inmaculada se implementó con mucho éxito en la ciudad de Sevilla y fue inspiración para los pintores barrocos.

Las obras del templo barroco nuevo fue encargado a Pedro Sánchez Falconete y la yeserías fueron encargadas a los Hermanos Borja. La obra pictórica fue encargada a Bartolomé Esteban Murillo en 1662 y tardó en finalizarse tres años.

Aunque ésta no era la primera obra de Murillo ya que desde 1652 se conserva la Santa Cena, la única pintura original que queda en la iglesia. Toda la obra pictórica estaba relacionada con la advocación mariana. Las obras y las copias de ellas que se mantienen en la iglesia son las siguientes.

La Santa Cena 1665: pintura de corte tenebrista, con fondo nocturno iluminación de las velas que dan luminosidad a las caras presentes. En ella se muestra a los apóstoles prestando atención al momento de la consagración del pan por Cristo. Sus miradas reflejan el naturalismo de Murillo y unas expresiones rudas, sólo judas Iscariote da espalda.

Inmaculada: copia del original. La pintura representa la inmaculada del estilo de Murillo, a la izquierda con los ángeles mostrando una pancarta y a la derecha los fieles representando el cristianismo.

Triunfo de la Fe y la Eucaristía: copia a mano. Pintado para la nave del evangelio. La Fe se  muestra por un lado con el cáliz y por otro con la ostia. Enfrente se muestra una serie de fieles y por otro lado un  ángel con otra pancarta. Esta pintura hace pareja con la inmaculada en un inteligente juego de simetría.

El sueño del patricio Juan y su esposa. Copia del original. Cuenta la fundación milagrosa de Santa María la mayor de Roma, en la que la virgen se aparecen sueños al patricio Juan y su esposa donde indicaba el lugar de la creación de una iglesia en su nombre en el monte y Esquilino . Murillo muestra la escena en el momento de la siesta aunque con una unidad patente. También se muestran libros que indican la actividad anterior. De fondo se muestra la montaña con nieve y con tonos grises.

El patricio Juan ante el papa Liberio. Copia mano del original. Esta pintura mostraría la segunda parte del Milagro anteriormente descritos. En una primera parte  se muestra al patricio y a su esposa vestido con elegancia delante del papa Liberio para informar de la milagrosa aparición . La escena se muestran con una cierta penumbra. La otra parte muestra una procesión de fieles con el papa Liberio presidiéndola y en tonos mas claros, desde el cielo se ve a la virgen observando la escena