Iglesias Fernandinas de Córdoba

En el año 1236, el rey de Castilla y León Fernando III conocido con el sobre nombre del Santo , conquistó la ciudad de Córdoba con ayuda de sus tropas castellanas , y los numerosos efectivos obtenidos de sus vasallos incluidos el reino nazarí de Granada. Se había terminado el periodo de ocupación islámica de más de cinco siglos que había comenzado en el año 711, dando lugar al mayor periodo de esplendor de la ciudad milenaria, siendo este desde entonces hasta el siglo XI, y pasando posteriormente y de manera sucesiva por los reinos taifas y los dominios de los imperios norteafricanos almorávides y almohades. Cuando los cristianos llegaron a la ciudad, los años de influencia musulmana se habían hecho patentes ya que las iglesias visigodas de las que tenían constancia a través de diferentes fuentes históricas, ya no estaban y su lugar estaba ocupado por diferentes mezquitas, incluyendo el espacio donde se hallaba la mezquita mayor. Ante esta situación de falta de templos cristianos para una población norteña que vendría a ocupar la ciudad pero que necesitaría servicios religiosos, se puso manos a la obra patrocinando y favoreciendo las órdenes religiosas dando lugar a un proceso de creación de conventos, e iglesias bajo su patrocinio y fundación. Estas iglesias, conocidas popularmente como iglesias fernandinas, comenzaron a construirse siguiendo los cánones arquitectónicos y artísticos del siglo XIII. Las iglesias comenzaron su construcción siguiendo el orden gótico con reminiscencias del románico necesitando para estas construcciones numerosa mano de obra lo que favoreció la inmigración cristiana a la nueva ciudad conquistada en el Sur. Con el paso de los siglos, y debido a las inclemencias meteorológicas, terremotos o simplemente el paso del tiempo, estas iglesias han tenido una serie de reformas siguiendo en algunos casos los procesos arquitectónicos y artísticos de los siglos posteriores (renacentistas o barroco) o con añadidos del siglo XIX que trataban de emular los inicios góticos de las mismas con añadidos siguiendo los procesos llevados a cabo en Francia por Viollet le Duc. Hoy , estas iglesias , algunas aun formando parte del patrimonio de las órdenes religiosas y otras como sedes canónicas de hermandades de Semana Santa , ostentando obras de arte como retablos , pinturas o imágenes que en muchos casos procesionan en la Semana Santa. En este mapa, podréis descubrir los diferentes espacios de las Iglesias Fernandinas.