Membrillo Bajo

 

Uno de los pueblos con historia trágica , fenómenos paranormales y apariciones de fantasmas, ese es El Membrillo Bajo, en Huelva, un pueblo que hoy día está más que abandonado, arrasado hasta sus cimientos. Hoy día sus ruinas o lo que queda del pueblo, están cubiertas por las plantas, como testigos de lo que una vez fue una pedanía de Zalamea la Real, habitada por algo más de 100 habitantes. Cada una de sus piedras tiene un año trágico : 1937. Ese año de la Guerra Civil, el pueblo fue borrado del mapa como un garabato , prendido y bombardeado por un grupo de milicianos de Falange , como grupo paramilitar y miembros del Ejército que servían de apoyo. Sus habitantes huyeron a pueblos cercanos como la misma Zalamea o El Membrillo Alto. Pero muchos de ellos fueron torturados y asesinados pasados a machete ya que según contaban los propios falangistas, esto les ahorraba la munición. Fue una matanza en toda regla , una matanza que había empezado con un litigio desde el siglo XIX en el que los aldeanos reclamaban 150 hectáreas que a un terrateniente que finalmente fueron expropiadas al terrateniente por parte de la Republica Española. Este fue el desencadenante y excusa para la masacre.

Hoy día es un pueblo abandonado pero no podemos dejar de imaginar en sus silencioso recinto que ocurrió en aquel fatídico verano. Sin embargo , las imágenes y sonidos de aquel momento devastador , siguen apareciendo en la zona como una película de alta calidad.

Diversos vecinos y otros testigos  aseguran haber visto figuras humanas por entre las ruinas del poblado , haber escuchado ruidos de movimientos entre las piedras, además de luces extrañas en una zona que no esta habitada.

Muchos de estos ruidos , son sonidos del horror e imágenes de muerte y desolación así como un permanente olor a hierro , típico olor a sangre mezclado con el fuego y madera ardiendo.