Ruta del vino de Jerez

Hace más de 3000 años, la civilización fenicia nos trajo de oriente el cultivo de la vid. Con ello descubrimos la Ruta del Vino de Jerez.

Poco tardaron en descubrir, que la ubicación en unas colinas calizas y la persistente influencia marina generaría una condiciones idóneas para ello.

En las costas gaditanas y en la campiña jerezana durante siglos se ha cultivado una denominación de origen de vino de gran renombre mundial.

Alrededor de la ruta del vino descubriremos el triángulo de las tres localidades que la forma así como todo lo relacionado con el vino.

Degustación de 5 vinos artesanales para 2, 4 o 6 personas desde 14,90 € con Bodegas Cárdenas  ( El Puerto de Santa Maria)

El origen de esta ruta del vino, la comenzamos en el poblado de Doña Blanca, en el Puerto de Santa María. El poblado de Doña Blanca fue un asentamiento fenicio  ubicado entre Jerez y el Puerto de Santa María.

Lagar fenicio. Ruta del Vino de Jerez
Lagar fenicio. poblado de Doña Blanca

Esta histórica ciudad fenicia estaba ubicada en el estuario del río Guadalete. Aquí podemos comprobar la inmensidad de sus ruinas especialmente las murallas, los restos de las viviendas cuadradas y los lagares donde ya se preparaba el vino.

Cata de vino con maridaje para dos o cuatro personas desde 16,90 € en Jerez de la Frontera 

Este es el inicio de la ruta del vino, en el puerto de Santa María, una ciudad legendaria fundada por el griego Menesteo después de la guerra de Troya.

La ciudad fue histórica ya que desde tiempos romanos tuvo actividad relacionada con la industria del vino. En el museo del hospitalito podemos encontrar restos de esta época.

Esta ciudad también fue puerto de la vecina Jerez y tuvo su importancia en época andalusí.

Igualmente en época cristiana, en época de Alfonso X el sabio, la ciudad tuvo gran importancia. Hoy día de esa época nos queda el castillo de San Marcos construido sobre un antiguo castillo islámico.

Su conservación es excelente y es uno de los puntos turísticos de la ciudad. Sin embargo la ciudad cuando más importancia tiene es en la época de los descubrimientos.

Es aquí donde Cristóbal Colón, contrata los servicios del armador Juan de la Cosa cuyo primer mapa de América conocemos.  Una réplica en azulejos se conserva al lado del castillo de San Marcos.

En los siglos posteriores, tuvo la importancia de la industria enológica además de ser una plaza importante en las guerras napoleónicas.

Numerosos edificios históricos, fueron usados como fuertes o cuarteles de los franceses. Muchos de esos edificios han sido rehabilitado y otros se perdieron.

Sin embargo uno de los reclamos son las diferentes bodegas que se pueden visitar y comprobar.

Visita de las Bodegas Marqués del Real Tesoro y cata de sus vinos para dos o cuatro personas desde 12,95 € en Jerez 

Esto es similar a Jerez de la Frontera, capital del vino de su denominación de origen, ciudad con origen incierto pero gran número de civilizaciones.

Su  casco histórico nos muestra el alcázar como un edificio de época almohade que vigilaba toda la campiña.

De hecho la industria del vino no dejó de funcionar en época islámica, todo lo contrario. En el siglo XI, barcos salían del puerto de Santa María con barriles de vino hacia Inglaterra.

Se empezó a poner de moda el vino de origen Seris , que con la transcripción inglesa se decía Sherry de ahí su nombre actual,

Los vinos generados en esta región son de calidad excepcional. Son básicamente los siguientes:

  • Fino: obtenido por crianza biológica bajo velo. Período de tres años. Color dorado brillante, seco y ligero.
  • Manzanilla: fino de Sanlúcar de Barrameda. Color amarillo brillante. Aroma manzana. Es vino seco.
  • Amontillado: con crianza mixta de al menos cinco años. Una primera crianza adquiere aromas a  almendras. La otra crianza aromas a madera y Melilla. Color rojizo-ambar.
  • Pedro Ximenez: con uvas del mismo nombre soleadas hasta convertirse en casas.
  • Amorosos: vinos olorosos mezclados con vino dulce para envejecimiento.

El vino fino y de manzanilla se obtiene en Sanlúcar de Barrameda, final del río Guadalquivir. Esta localidad también tiene su historia no sólo por su industria vitivinícola.

La ciudad desde tiempos inmemoriales ha estado unida al rio Guadalquivir. En sus inmediaciones se han encontrado restos de época fenicia y tartesia.

La parte norte y alta de la ciudad corresponde a la ciudad medieval, con sus calles en zigzag. Se puede visualizar la iglesia mudéjar de la O del siglo xiv.

Castillo de Santiago. Sánlucar de Barrameda.ruta del vino de jerez
Castillo de Santiago. Sanlúcar de Barrameda

Justo al lado, se encuentra el palacio de Medina Sidonia cuyo origen es del siglo xi y con una gran biblioteca histórica la cual se puede visitar.

Como restos medievales encontramos bajando hacia bajo de guía la cuesta de las Covachas. Restos góticos del palacio anteriormente dicho.

Y por último encontramos el castillo de Santiago, del siglo quince. Según dice la historia, fue el primer lugar, desde donde la reina Isabel de Castilla vio el mar por primera vez.

Sin embargo Sanlúcar tiene su mayor importancia en la época de los descubrimientos. La ciudad fue origen de partida de uno de los cuatro viajes de Colón a América.

Además fue lugar ligado a la circunnavegación de la tierra por primera vez. Las calles de la ciudad recuerdan este hecho histórico.

Sin embargo la ruta del vino está unida intrínsecamente a esta localidad origen de viajes del descubrimiento de América.