Palacio arzobispal de Sevilla

El palacio arzobispal representa un ejemplo de la visión más ostentosa de la iglesia en la época del barroco. Este palacio fue donado en el siglo trece por el rey Fernando III al Obispo Don Remondo y de aquella época apenas quedan restos. El palacio es del siglo xvi y se realizaron reformas en el siglo xvii y xviii.

La escalera principal el siglo xvii y tiene murales atribuidos a Juan de espinal.

Murillo entró al servicio del Arzobispo Spinola y en 1673 pintó  la Virgen con el niño en el oratorio bajo del cual hay una reproducción. Se le llamaba la virgen cortada al ser separado hasta su restauración en el siglo diecinueve. Muestra una virgen con el niño de pie sobre una peana de nubes y con una visión alegóricas de ángeles infantiles .

Sí que aparecen dos obras provenientes del  convento de San Francisco , la inmaculada con Fray Juan de Quirós y la virgen entregando el rosario a Santo Domingo, esta última para el convento de los Padres dominicos de Santo Tomás.

La inmaculada con Fray Juan de Quirós : esta obra es una obra rompedora de Murillo, ya que usar la técnica del cuadro en el otro cuadro, y utilizando el recurso de mostrar otra realidad , el llamado Trampantojo. Fray Juan de Quiros fue un fraile dedicado su vida a la virgen, nacido en Osuna y el cual escribió libros dedicados a ella al ser un firme defensor de Maria.

 La virgen entregando el rosario a Santo Domingo 1638-1640, perteneció tan Periodo juvenil y está dedicado a Santo domingo de Guzmán, donde se produce el milagro en la que se aparece una visión alegórica de la virgen entregando el rosario al Santo para propagar el dogma. Aquí se muestra la influencia de su maestro Juan del Castillo.