Ruta mozárabe Málaga- Córdoba

La primera de las rutas parte de Málaga, saliendo desde la Iglesia de Santiago el Apóstol, un símbolo para esta ruta jacobea. Esta iglesia, es un claro exponente del arte de los conquistadores cristianos y la arquitectura islámica, un ejemplo del gótico-mudéjar de finales del siglo XV. No debemos dejar de contemplar el campanario de tipo mudéjar.

Los retablos y el interior son de estilo barroco de inicios del siglo XVIII. En las capillas de la nave de la Epístola, reciben culto las imágenes de la Hermandad Sacramental de Jesús de la Sentencia, la Virgen del Rosario y el Cristo de Medinaceli.

Después de abandonar la capital de la Costa del Sol, atravesamos las montañas con un paisaje abrupto y duro de recorrer, lo que nos muestra las dificultades que conllevaban años atrás este tipo de peregrinación, encontrándonos por el camino paisajes tan espectaculares de la naturaleza como el Torcal de Antequera, antes de llegar a la ciudad con el mismo nombre.

La llegada a la ciudad de Antequera nos recibe con la imagen majestuosa de su Alcazaba árabe, primera visión de los cristianos arabizados al llegar. Igualmente la visita a la Real Colegiata de Santa María la Mayor es un edificio religioso de origen renacentista que representa el origen de la vuelta del cristianismo a estas tierras.

La salida de la ciudad de Antequera, nos muestra en el camino la visión de aquellos cristianos de los restos de los dólmenes prehistóricos con el fondo de la montaña de Archidona.

Saliendo de la antigua ciudad conocida en época romana como Atikaria, nos dirigimos al norte para entrar en la provincia de Córdoba antes de llegar a las Sierras Subbéticas. La primera localidad de importancia es la ciudad de Lucena, ciudad de pasados, romano, musulmán y cristiano. Llegamos a su centro neurálgico en la Plaza de san Miguel , donde está ubicada la parroquia de San Mateo, una de las joyas mejor conservadas del Renacimiento de la campiña Cordobesa del siglo XVI a la que se une la capilla del Sagrario, una joya del barroco del siglo XVIII. Esta iglesia fue una sinagoga inicialmente por lo que en la Edad Media los mozárabes serian recibidos indirectamente por los hebreos. Mas monumentos religiosos son la Iglesia del apóstol Santiago, la e Santo Domingo o el Monasterio de San José.

Al adentrarnos en la Subbética Cordobesa, llegamos a la ciudad de Cabra, ubicada en las estribaciones, una maravillosa localidad llena de patrimonio e historia y considerada por algunos como centro geográfico de Andalucía. La ciudad con sus murallas y su castillo representa el pasado romano y musulmán con su barrio del Cerro y sus calles encaladas recordando lo que los mozárabes encontrarían durante la peregrinación.

Desde la parte alta de la muralla, se puede contemplar la villa y resto de la comarca como un punto de dominio de la región. Dentro de la ciudad las iglesias son de gran valor histórico y monumental, como la Iglesia de nuestra Asunción del siglo XIII, la Iglesia de San Juan de Dios del siglo XVII o el templo más antiguo de la ciudad, el de San Juan Bautista, del siglo VII con una pilastra datada en 688 y que constituye la advocación mariana más antigua de la Diócesis de Córdoba. La leyenda cuenta que fue aquí donde el Cid adquirió el nombre.

La siguiente localidad bordeando el parque natural de las Sierras Subbeticas es Baena después de pasar por Doña Mecía. Baena es zona de encuentro con la otra parte de la ruta mozárabe proveniente de Granada y Jaén. Los monumentos religiosos también destacan en este penúltimo lugar antes de llegar a la capital califal, como la Iglesia de Santa María la Mayor o la Iglesia de Nuestra Señora de Guadalupe, sin olvidarnos del castillo de Baena, del siglo IX.

Después de salir de Baena y recorrer la campiña se llega a Córdoba, atravesando el puente romano para encontrarnos con la mezquita , hoy convertida en catedral y que representaba el poder de la dinastía Omeya.

Córdoba es un punto y aparte en la ruta mozárabe ya que en este caso hemos hablado desde su origen en Málaga, sin embargo, las otras dos rutas que parten desde Almería y Jaén, también llegan a la capital del califato.