圣保罗教堂

El estilo de la iglesia es románico-gótico cisterciense, construida sobre edificaciones romanas y almohades, y fue construida durante el último tercio del siglo XIII y el primero del siglo XIV. En el XV se hicieron algunas obras y en el XVIII se reforma al gusto barroco. La iglesia tiene una portada en la calle Capitulares, barroca, realizada en mármol en 1708, por la que se accede a un pequeño compás en cuyo frente se encuentra la iglesia propiamente dicha, cuya fachada principal tiene una portada adosada de estilo manierista del siglo XVI. El interior lo constituyen tres naves divididas por pilares que se cubren con artesonados mudéjares de lacería. La cabecera la forman tres ábsides, los laterales circulares en el interior y rectangulares en el exterior, con bóveda de cuarto de esfera, y el central de planta pentagonal y bóveda de crucería. Vista interior de la nave central, con el Altar mayor al fondo. En la nave del Evangelio existe una puerta de acceso de arco ojival abocinado, con capiteles califales añadidos en la última intervención, que comunica con la calle San Pablo. En la nave de la Epístola, una antigua puerta de estilo gótico-mudéjar hace hoy función de portada de una capilla. Entre las capillas conservadas destaca la de la Capilla de la Virgen del Rosario, construida en el siglo XV y reformada en 1758, un excelente ejemplo del barroco cordobés. La torre se levanta al pie de la iglesia, siendo su primer cuerpo de piedra y sobre este se alza una estructura de madera que hace las veces de campanario. En esta iglesia se puede admirar una de las esculturas más importantes de la Semana Santa cordobesa: Nuestra Señora de las Angustias, realizada por Juan de Mesa en 1627, titular de la hermandad de Las Angustias, cuya sede canónica está temporalmente en esta iglesia. San Pablo también es sede de la Hermandad de La Expiración.Tras la conquista de la ciudad, Fernando III donó a los Dominicos los terrenos en la zona de la Ajerquía, ratificando en 1241 la concesión mediante un privilegio en el que establecía: “Os doy y concedo en Córdoba aquel lugar, con sus pertenencias donde está el monasterio con todo lo que los frailes tuvieron por donación mía y con la tercera parte del agua que corre al pie del muro y cerca de la barbacana entre la cerquía y la almedina…” Fue tal la extensión de los terrenos que los Dominicos pudieron construir un gran edificio y dotarlo de una huerta conocida como Almesa, para cuyo riego se utilizó el agua concedida por el rey. Las primeras construcciones se dedicaron a vivienda y a continuación se erigió la iglesia cuya obra culminó en el siglo XV. Posteriormente se añadieron nuevas construcciones y se reformaron las anteriores. Durante la dominación francesa, en 1810, el convento fue convertido en cuartel y sólo la iglesia mantuvo su función original. En 1848, ante el estado ruinoso del convento se ordenó su derribo, quedando de él sólo las referencias de los escritores del siglo XIX. La iglesia y dependencias anejas se conservaron y a principios del siglo XX, Castiñeira, Inurria y P.Pueyo, realizaron una gran restauración, eliminando del interior la decoración barroca del siglo XVII. En 1904 los Padres Claretianos se hicieron cargo del templo, que hasta nuestros días funciona como parroquia de culto regular.                                                              El estilo de la iglesia es románico-gótico cisterciense, construida sobre edificaciones romanas y almohades, y fue construida durante el último tercio del siglo XIII y el primero del siglo XIV. En el XV se hicieron algunas obras y en el XVIII se reforma al gusto barroco. La iglesia tiene una portada en la calle Capitulares, barroca, realizada en mármol en 1708, por la que se accede a un pequeño compás en cuyo frente se encuentra la iglesia propiamente dicha, cuya fachada principal tiene una portada adosada de estilo manierista del siglo XVI. El interior lo constituyen tres naves divididas por pilares que se cubren con artesonados mudéjares de lacería. La cabecera la forman tres ábsides, los laterales circulares en el interior y rectangulares en el exterior, con bóveda de cuarto de esfera, y el central de planta pentagonal y bóveda de crucería. Vista interior de la nave central, con el Altar mayor al fondo. En la nave del Evangelio existe una puerta de acceso de arco ojival abocinado, con capiteles califales añadidos en la última intervención, que comunica con la calle San Pablo. En la nave de la Epístola, una antigua puerta de estilo gótico-mudéjar hace hoy función de portada de una capilla. Entre las capillas conservadas destaca la de la Capilla de la Virgen del Rosario, construida en el siglo XV y reformada en 1758, un excelente ejemplo del barroco cordobés. La torre se levanta al pie de la iglesia, siendo su primer cuerpo de piedra y sobre este se alza una estructura de madera que hace las veces de campanario. En esta iglesia se puede admirar una de las esculturas más importantes de la Semana Santa cordobesa: Nuestra Señora de las Angustias, realizada por Juan de Mesa en 1627, titular de la hermandad de Las Angustias, cuya sede canónica está temporalmente en esta iglesia. San Pablo también es sede de la Hermandad de La Expiración.El Convento de San Pablo se fundó junto a otros cuatro en un primer momento de la conquista de Córdoba y se puso bajo la advocación de San Pablo por ser el santo del día en que se conquistó la ciudad. Los dominicos obtuvieron el permiso de fundar en 1236, que se les confirmó en documento real con fecha de 1241, donde se les donó el terreno. Este convento contará siempre con el privilegio real y llegó a ser uno de los más importantes de la Orden de Santo Domingo de Guzmán. Hoy los restos del claustro de ese convento pueden contemplarse integrados en el pasaje que da acceso a la Consejería de Cultura, también en la calle Capitulares. La sala capitular, obra de Hernán Ruiz II, quedó inconclusa posiblemente por falta de fondos, en los Jardines de Orive, está situada en los terrenos de la antigua huerta conventual. A lo largo de 2008 se llevó a cabo la restauración y remodelación del edificio a fin de destinarlo a espacio cultural de la ciudad.El estilo de la iglesia es románico-gótico cisterciense, construida sobre edificaciones romanas y almohades, y fue construida durante el último tercio del siglo XIII y el primero del siglo XIV. En el XV se hicieron algunas obras y en el XVIII se reforma al gusto barroco. La iglesia tiene una portada en la calle Capitulares, barroca, realizada en mármol en 1708, por la que se accede a un pequeño compás en cuyo frente se encuentra la iglesia propiamente dicha, cuya fachada principal tiene una portada adosada de estilo manierista del siglo XVI. El interior lo constituyen tres naves divididas por pilares que se cubren con artesonados mudéjares de lacería. La cabecera la forman tres ábsides, los laterales circulares en el interior y rectangulares en el exterior, con bóveda de cuarto de esfera, y el central de planta pentagonal y bóveda de crucería. Vista interior de la nave central, con el Altar mayor al fondo. En la nave del Evangelio existe una puerta de acceso de arco ojival abocinado, con capiteles califales añadidos en la última intervención, que comunica con la calle San Pablo. En la nave de la Epístola, una antigua puerta de estilo gótico-mudéjar hace hoy función de portada de una capilla. Entre las capillas conservadas destaca la de la Capilla de la Virgen del Rosario, construida en el siglo XV y reformada en 1758, un excelente ejemplo del barroco cordobés. La torre se levanta al pie de la iglesia, siendo su primer cuerpo de piedra y sobre este se alza una estructura de madera que hace las veces de campanario. En esta iglesia se puede admirar una de las esculturas más importantes de la Semana Santa cordobesa: Nuestra Señora de las Angustias, realizada por Juan de Mesa en 1627, titular de la hermandad de Las Angustias, cuya sede canónica está temporalmente en esta iglesia. San Pablo también es sede de la Hermandad de La Expiración